Oblatas Europa
Reflexiones Cuaresma

V Domingo de Cuaresma 2020

Evangelio según san Juan 11,3-7.17.20-27.33b-45

En aquel tiempo, las hermanas de Lázaro mandaron recado a Jesús, diciendo: «Señor, tu amigo está enfermo.»

Jesús, al oírlo, dijo: «Esta enfermedad no acabará en la muerte, sino que servirá para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.»

Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro. Cuando se enteró de que estaba enfermo, se quedó todavía dos días en donde estaba. Sólo entonces dice a sus discípulos: «Vamos otra vez a Judea.»

Cuando Jesús llegó, Lázaro llevaba ya cuatro días enterrado. Cuando Marta se enteró de que llegaba Jesús, salió a su encuentro, mientras María se quedaba en casa.

Y dijo Marta a Jesús: «Señor, si hubieras estado aquí no habría muerto mi hermano. Pero aún ahora sé que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo concederá.»

Jesús le dijo: «Tu hermano resucitará.»

Marta respondió: «Sé que resucitará en la resurrección del último día.»

Jesús le dice: «Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre. ¿Crees esto?»

Ella le contestó: «Sí, Señor: yo creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo.»

Jesús sollozó y, muy conmovido, preguntó: «¿Dónde lo habéis enterrado?»

Le contestaron: «Señor, ven a verlo.»

Jesús se echó a llorar. Los judíos comentaban: «¡Cómo lo quería!»

Pero algunos dijeron: «Y uno que le ha abierto los ojos a un ciego, ¿no podía haber impedido que muriera éste?»

Jesús, sollozando de nuevo, llega al sepulcro. Era una cavidad cubierta con una losa.

Dice Jesús: «Quitad la losa.»

Marta, la hermana del muerto, le dice: «Señor, ya huele mal, porque lleva cuatro días.»

Jesús le dice: «¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?»

Entonces quitaron la losa.

Jesús, levantando los ojos a lo alto, dijo: «Padre, te doy gracias porque me has escuchado; yo sé que tú me escuchas siempre; pero lo digo por la gente que me rodea, para que crean que tú me has enviado.»

Y dicho esto, gritó con voz potente: «Lázaro, ven afuera.»

El muerto salió, los pies y las manos atados con vendas, y la cara envuelta en un sudario.

Jesús les dijo: «Desatadlo y dejadlo andar.»

Y muchos judíos que habían venido a casa de María, al ver lo que había hecho Jesús, creyeron en él.

 

Comentario

Hoy, de nuevo, el evangelista Juan nos conduce a un momento particular de la biografía de Jesús y nos permite asomarnos a sus sentimientos más íntimos: la reacción del Amado ante la muerte de uno de sus amigos. Prescindiendo de cualquier estrategia que le permitiese alejarse de sus enemigos y afrontando todas las posibles consecuencias de sus actos, Jesús va a la casa de su amigo para encontrarle y consolarle en su aflicción. Y lo halla muerto. Una situación límite. Sin retorno. El fracaso de todas las estrategias. El final que tiende un velo de dolor sobre la preciada relación con alguien al que ya nunca más podremos abrazar, acariciar, sentir... Y Jesús llora, llora las mismas lágrimas que Marta y María, las hermanas de Lázaro. Jesús que comparte el dolor. Jesús que sufre. Como nosotros. Con nosotros. Te invito a tener los mismos sentimientos de Jesús, comulgar con su dolor.

Las palabras de Jesús en respuesta a la represión de Marta: «yo soy la resurrección; el que cree en mí, aunque muera, vivirá; y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás». Jesús es el secreto de la vida y de la muerte. Jesús, el Amado que nos regala una nueva forma de ver la vida y la muerte. Existe una vida más allá de la vida. Porque existe un amor más fuerte que la muerte: el Amor que Jesús nos ofrece.

 

Cf. Teodoro Suau i Puig, canónigo de la Catedral de Mallorca. Reflexiones sobre la cuaresma en Escuela de Palabra y Vida

 

Semana Santa

Domingo de Ramos

Semana Santa - Lunes Santo

Semana Santa - Martes Santo

Semana Santa - Miércoles Santo

Semana Santa - Jueves Santo

Semana Santa - Viernes Santo

Semana Santa - Sábado Santo

Semana Santa - Domingo de Resurección

 

Reflexiones de Cuaresma

I Domingo de Cuaresma

II Domingo de Cuaresma

III Domingo de Cuaresma

IV Domingo de Cuaresma

V Domingo de Cuaresma

Reflexión previa al Domingo de Ramos