Experiencia de Natalia en el Campo de Trabajo de Almería

El campo de trabajo en la prisión de Acebuche ha sido para mí una gran experiencia. Han participado alrededor de unas veinte mujeres de diferentes nacionalidades. Ha sido un encuentro cultural enriquecedor, se planteó como hilo conductor sacar de cada una de ellas su potenciales, facilitando herramientas que le ayuden a su día a día nuestro objetivo era llenar sus vida de colores y sonrisas.
Desde el comienzo del campo de trabajo hemos creado un espacio abierto de escucha, apoyo y de flexibilidad a las necesidades de las mujeres. Ha sido emocionante transcurrir por los senderos de la vida de la mano de ellas viendo como sus ojos se iluminaban y sus rostros cambiaban a los largo de la mañana. Creando un clima de confianza donde las protagonistas eran ellas. Dar las gracias a Hermanas Oblatas por contar conmigo y darles las gracias a las mujeres por abrirme sus corazones. Me gustaría compartir un párrafo de alguna canción que compartimos en el campo de trabajo:
Se viste el día de colores,
me levanto lleno de alegría
y miles de promesas incumplí ya ves
pero mira sigo estando aquí ,

ya era hora de cambiar de aires
volverme loco x primera vez
ya se que algunas cosas hice mal
pero deja déjalo en mi ayer ( Volver a empezar – Pablo Alborán )

Natalia Viso Cuenca